miércoles, 21 de junio de 2017

Ecuador es uno de los destinos favoritos para estudiantes norteamericanos

Ecuador se posiciona en el puesto n°17 como uno de los destinos favoritos para estudiantes norteamericanos en niveles secundario, tercer y cuarto nivel, así también para aprender español.

Según datos de la Embajada de Estados Unidos, 3.746 estadounidenses escogieron Ecuador en el 2016 como destino de estudios a nivel secundario, terciario, de posgrado y para aprender español.

Esto posiciona a Ecuador en el puesto n°17 como uno de los destinos favoritos para estudiantes norteamericanos. Al respecto, Silvana Vallejo, directora ejecutiva de PRO ECUADOR, resaltó que este año se impulsará la exportación de servicios.

"La exportación de servicios educativos tiene un efecto multiplicador. Mientras los estudiantes permanecen en el país contribuyen al intercambio de conocimientos y a dinamizar la economía, realizando viajes de turismo durante su estadía, así como a futuro", destacó María Belén Loor, directora de la oficina comercial de PRO ECUADOR en Los Ángeles.

"Quienes viajan a estudiar en el Ecuador se quedan enamorados y cuentan a sus familiares y amigos sobre su experiencia. Ello motiva la llegada al país de nuevos viajeros. Yo misma espero visitar pronto Ecuador por todo lo que me han contado", expresó Jennifer Felps, Directora de Estudios Internacionales de la Universidad de Texas A&M-Texarkana, quien visitó el stand de PRO ECUADOR en la feria organizada por la Asociación de Educadores Internacionales NAFSA y que tuvo lugar en Los Ángeles, congregando a más de 9,700 educadores.

Para ello se han identificado sectores con mayor potencial exportador entre los que se destacan la enseñanza de español como parte de la oferta universitaria ecuatoriana. Además la titular de PRO Ecuador informó que este sector alcanzó más de USD 8 millones en expectativas de ventas, aporte importante para la economía del país, en especial de las micro y pequeñas empresas.

Felps y decenas de representantes de centros de estudios de EE.UU. y de todo el mundo tuvieron la oportunidad de reunirse con los representantes de las 7 instituciones nacionales entre ellas, la Asociación Ecuatoriana de Centros de Enseñanza del Español (AECEE), la Fundación Centro de Estudios Interamericanos (CEDEI), la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil (UCSG), la Escuela Politécnica del Litoral (ESPOL), la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), la Universidad Internacional del Ecuador (UIDE) y la Universidad de las Fuerzas Armadas ESPE .

Dato:

2.889 ecuatorianos eligieron EE.UU para realizar sus estudios.

Fuente: Oficina comercial de PRO ECUADOR en Los Ángeles

Fuente

sábado, 20 de mayo de 2017

Puce Manabí está aprobada


Así lo informó Enrique Cadena, presidente del Consejo de Evaluación, Acreditación y Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (Ceaaces), en la presentación de los resultados de las evaluaciones.

Actualmente pueden seguir funcionando 39, es decir, menos de la mitad de las 86 que existían en el 2013 cuando arrancó la evaluación, según el informe.

La última que no fue aprobada es un instituto que tiene la Universidad Agraria del Ecuador en Naranjal, que solo ofrece carreras a nivel tecnológico.

"Esta universidad tendrá que regularizar su oferta académica con el Consejo de Educación Superior", dijo Cadena.

Las últimas en ser aprobadas fueron seis universidades, entre ellas la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, extensión Manabí. Esta institución educativa está presente en tres cantones de la provincia, Chone, Portoviejo y Sucre.

Cadena anunció que un nuevo proceso de evaluación a las universidades y sus extensiones se dará en el 2018. "Cuando se evaluó la primera vez, el promedio de estas extensiones era de 38,56 % / 100 % y el promedio esta vez es de 75,48 % / 100 %, esto muestra el compromiso", destacó Cadena.

Sin embargo, esto no se aplicará para Yachay, Ikiam y las universidades de las Artes y de los Docentes, creadas en el actual Gobierno, debido a que todavía no se gradúan los primeros estudiantes, señaló.

¿Qué hago si no conseguí cupo para la universidad pública?




Mariela Rosero

Todos los chicos que no obtuvieron cupo para una carrera universitaria, en la primera asignación, pasan a una especie de lista de espera. Pero deberán tener paciencia. ¿Cuántos cupos quedarán disponibles? Eso se sabrá después del miércoles 26 de abril del 2017. Esto porque desde hoy (domingo 23) hasta esa fecha, quienes consiguieron una o más plazas las aceptarán o rechazarán.

Por ejemplo, una joven con más de 900 sobre 1 000, en el Ser Bachiller, obtiene cupos en Medicina y también en Odontología, en la Universidad Central del Ecuador. Ella acepta el primero y rechaza su lugar en Odontología. Esa última plaza quedará disponible. Si alguien no acepta el cupo obtenido en el tiempo establecido para hacerlo, el sistema asumirá que el cupo fue rechazado.

Así quedarán a disposición de los interesados un buen número de cupos no demandados que se ofertarán otra vez. Cuando un chico acepta un cupo en determinada carrera, las otras plazas asignadas quedan inhabilitadas automáticamente. El sistema los va sumando, para la próxima asignación, que podrán utilizar los chicos que se encuentran en la lista de espera.

Los jóvenes deberán estar pendientes de la información oficial que emita el Sistema Nacional de Admisión y Nivelación (SNNA), de la Secretaría Nacional de Educación Superior (Senescyt). De esta forma conocerán las fechas exactas de las siguientes asignaciones de cupos.

En estos días, en redes sociales se leen quejas de quienes rindieron el Ser Bachiller en marzo, y estaban a la espera de resultados, a sus postulaciones por cupos en universidades públicas. Varios aseguran que se les engañó porque se dijo que no había una nota mínima para participar por una plaza (lugar para estudiar una carrera universitaria). En efecto, no hubo una nota mínima. Pero se trataba de una especie de competencia, en la que todos pueden ingresar. Pero ganan (los cupos), quienes tienen las más altas calificaciones.

No existían puntajes mínimos ni máximos para la postulación en ninguna carrera. Los aspirantes estaban habilitados, para escoger una o más carreras (sin límite). Pero más opciones tenían los de mayor puntaje ya que no hay un número infinito de plazas en las universidades.

En el caso de Medicina se conoce que los aspirantes suelen tener más de 900 sobre 1 000 puntos. Aunque pueden competir también quienes tengan 700 puntos, en realidad quienes ingresan son los de mayor nota. Si un aspirante a esta carrera postula y tiene 960 puntos, él pone la marca. Se acepta a los chicos que tienen las mejores calificaciones desde ese puntaje hacia abajo y como las universidades ofrecen un número limitado de cupos, ingresan los que tienen mayor puntaje.

Los chicos que postularon por cupos en institutos técnicos y tecnológicos deben ingresar a www.institutospublicos.ec y si son beneficiarios de la política de cuotas por ser de una etnia, tener una discapacidad, revisar www.policadecuotas.ec

Los voceros de la SNNA recuerdan que la asignación de cupos es el resultado de la postulación. Si un joven postuló por cupos por plazas en las facultades de Medicina en tres universidades, en cada una, el sistema le mostrará en qué carreras obtuvo cupo. Aceptarlo es confirmar libre y voluntariamente en el sistema.


Fuente

Inicia postulación a carreras que están en lista de espera


Los bachilleres que deseen cursar una carrera universitaria en el próximo ciclo académico y hayan rendido el examen de ingreso a la universidad, podrán postular por las opciones que se encuentran en la lista de espera de las instituciones públicas de educación superior del país.


Así lo anunció mediante comunicado la coordinación zonal de la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia e Investigación, Senescyt. Las postulaciones se encuentran abiertas en una primera fase.
Los aspirantes deberán registrar sus opciones de carrera en las páginas web de las universidades e institutos superiores de su elección, y escoger de una a cinco carreras de forma voluntaria, según su afinidad.


Para postular a institutos técnicos y tecnológicos públicos los estudiantes podrán ingresar a la página www.institutospublicos.ec. En caso de que el aspirante sea beneficiario de la Política de Cuotas, deberá registrar su postulación a través de la web www.politicadecuotas.ec.


Las postulaciones para la primera lista de espera se receptan hoy, mañana y el lunes. La etapa de asignación se cumplirá del 17 al 19 de mayo.
El proceso de postulación para la segunda lista se cumplirá del 21 al 23 de mayo y la etapa de asignación del 25 al 28 de mayo. (JPM) (I)


Fuente

lunes, 6 de marzo de 2017

Senescyt no centralizará postulaciones para cupos en universidades públicas

Mariela Rosero

Redactora (I)

El próximo viernes 3, el sábado 4 y el domingo 5 de marzo del 2017, alrededor de 335 405 jóvenes rendirán el SER Bachiller, que desde este año se unifica con el Examen Nacional para la Educación Superior (ENES). Más de la mitad son chicos, de todo el país, que se graduaron años atrás y el resto son alumnos de tercero de bachillerato de planteles de la Costa.

La última semana de este mes, quienes rindieron la prueba podrán conocer el puntaje que obtuvieron. En el caso de los colegiales que cursan su último año de estudios, la nota se promediará con otras y servirá para la graduación, equivale al 30%. EL SER Bachiller es una prueba estandarizada que reemplaza a los exámenes de grado y que evalúa conocimientos en Matemática, Lengua y Literatura, Ciencias Naturales y Estudios Sociales. Estará a cargo de Ineval y del Ministerio de Educación.

Una vez que conozcan sus puntajes, estos colegiales y quienes ya estén graduados, todos quienes rindieron el test (el 3, 4 y 5 de marzo) por estar interesados en cupos en las universidades y escuelas politécnicas públicas del Ecuador, deberán esperar. La primera semana de abril será posible postular.

Desde este 2017, el Sistema Nacional de Nivelación y Admisión, de la Secretaria Nacional de Educación Superior (Senescyt), no estará a cargo de centralizar los cupos, determinados por las 33 universidades y escuelas politécnicas públicas. Es decir la postulación para cualquiera de esos cupos no se hará en la plataforma de Senescyt.

¿Cómo ha cambiado el proceso? Lorena Araujo, viceministra de Educación Superior, explicó que luego de conocer su puntaje (hasta mil puntos), cada chico deberá postular en las páginas web de cada universidad por las carreras de su preferencia. Por ejemplo, si ella, Lorena Araujo, sacara 700 puntos, y le interesan carreras en la Universidad Estatal de Milagro, Yachay y la Central, deberá ingresar a las páginas web de cada universidad. Ya no se postula a través de un sistema de Senescyt.

Araujo indico que cada universidad deberá correr sus propios algoritmos, es decir según los cupos disponibles, determinar cuántos postulantes acceden a determinada carrera. "Siempre damos los lineamientos de la política pública, para que prevalezca el mérito y las políticas de acción afirmativa, es decir para que se entreguen cupos para personas de grupos vulnerables, como de etnias, con discapacidad, de familias beneficiarias del Bono de Desarrollo Humano".

Desde marzo del 2014, cuando empezó a tomarse el ENES, los estudiantes, según el puntaje obtenido ingresaban o no a las carreras de su preferencia. Debían postular hasta por cinco carreras. Si por ejemplo, una universidad establecía cien cupos para Medicina y había interesados por estudiar ahí, que sacaron 1 000 puntos, ese era el rango desde el que se agrupaba a los elegidos. Desde 1 000 puntos, los puntajes más altos hasta sumar cien cupos disponibles.

La Senescyt contará con la cifra de cupos referenciales, se aclaró que no se ha cargado todavía la oferta. La universidad deberá reportar la cantidad de estudiantes que recibió, por cada carrera, tras la postulación. Y evaluar si es posible aumentar la oferta. Araujo comentó que en estos días, las universidades aún están cerrando procesos para determinar, como siempre, según su infraestructura, docentes, capacidad, cuántos cupos estarán en juego.

En este 2017, los postulantes no tendrán que escoger un máximo de cinco carreras. Pueden escoger todas las que deseen, pero deberán ingresar en la página web de cada universidad, por la carrera de su interés. Araujo recalcó que nunca la Senescyt ha elegido una carrera por el estudiante, que eso ha dependido de sus elecciones, de sus puntajes y de la disponibilidad de cupos establecidos por cada centro universitario.

En sistemas universitarios como el de Estados Unidos, los interesados deben hacer el proceso de postulación centro por centro. Y luego reciben cartas de aceptación. El proceso en Ecuador está digitalizado. En Chile se usa el sistema que funcionaba hasta el 2016 en el país.

El tema de la elección de carreras ha sido parte de los discursos de campaña en estas elecciones. Desde los movimientos de oposición se ha dicho que Senescyt escoge las carreras. Voceros de esta entidad lo han negado, recordando que las universidades establecen los cupos.

Fuente

sábado, 28 de enero de 2017

Un solo examen para cupo universitario y graduación

El examen Ser Bachiller, que unificó el examen de grado y el de ingreso a la universidad ENES, tendrá como calificación mínima 700 puntos para que los estudiantes de bachillerato puedan graduarse y obtener un cupo en la universidad.

Según explicó Antonio Malo, coordinador zonal de la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia y Tecnología, Senescyt, el nuevo examen "es distinto al Ser Bachiller que se tomaba el año pasado, es una fusión del ENES y el examen de grado. El ENES no desaparece, se integra al Ser Bachiller. Los estudiantes dan el examen y tienen que seguir el proceso normal de postulación dependiendo de la universidad".


En el proceso anterior los estudiantes tenían que dar el examen de grado -llamado Ser Bachiller- en el que el puntaje mínimo era 700 sobre 1000 para graduarse, y otro examen para poder acceder a la universidad que era el ENES en que tenían que alcanzar un puntaje mínimo de 601 para poder postular. Ahora el puntaje es uno solo, pero se mantienen los criterios de acceso a algunas carreras para las cuales el puntaje requerido es mayor a 700 puntos.


Lo importante de este examen, a decir de Francisco Quesada, coordinador zonal de Educación, es que los estudiantes van a tener que capacitarse para un solo examen y aseguró que los maestros están preparados para trabajar con ellos para que puedan rendir esta prueba.

Examen
Los estudiantes deberán dar un examen de 155 preguntas de opción múltiple, que evaluará aptitudes y destrezas, razonamiento abstracto, dominios matemáticos, linguísticos, científicos y sociales, señaló Quesada, quien además puntualizó que quienes no obtengan la calificación mínima de 700 puntos tendrán una segunda oportunidad.
El examen durará tres horas. Hay 1.000 tipos de pruebas para garantizar que cada alumno tenga una diferente a la de su compañero. Además el coordinador sostuvo que es una examen seguro que se hará de forma digital, sin posibilidad de que exista la filtración de las preguntas.


Tiempos
En marzo, los estudiantes de la Zona 6 que están bajo la modalidad del régimen Costa como Ponce Enríquez, Oña, Santa Isabel y La Troncal rendirán el examen unificado, mientras que en el resto de cantones se estima que será entre los meses de junio y julio. Esta será la primera vez que se tome el unificado examen Ser Bachiller.
La población no escolarizada que no pudo acceder a un cupo en la universidad también podrán rendir esta prueba. (TPM) (I)

Ser Bachiller

El examen Ser Bachiller servirá para graduarse y obtener un cupo en la universidad.

Puntaje

La calificación requerida para el proceso será de mínimo 700 puntos sobre 1.000.

Examen

El examen constará de 155 preguntas de opción múltiple y durará tres horas.



Fuente

Miles de médicos generales no acceden a becas de posgrado

Diego Bravo y Mariela Rosero 


Lo ha intentado en cuatro ocasiones y no lo ha conseguido. Alejandro Hidrovo es un médico general, de 34 años, que ha participado, del 2012 al 2016, en concursos para obtener una beca y seguir un posgrado financiado por el Ministerio de Salud (MSP), en cirugía general, sin resultar elegido entre miles de aspirantes.

La Cartera de Salud ha suscrito convenios con 18 universidades para la formación de especialistas. Del 2013 al 2016, a través del Proyecto de Fortalecimiento del Talento Humano, ha invertido USD 111 millones, de un total de 300 millones disponibles hasta el 2020.

Pese a ese esfuerzo, cada vez que hay una convocatoria se evidencia una demanda que supera la oferta. Eso confirman directores de posgrado y decanos de las facultades.

La falta de cupos es un problema, opina Leonardo Bravo, director ejecutivo de la Asociación de Facultades de Ciencias Médicas y de la Salud (Afeme). Afirma que "hace 15 años se graduaban unos 500 médicos al año y había 200 cupos para posgrados. Ahora más de 2 000 jóvenes se forman y como máximo hay 500 plazas de especialidad".

El decano de Medicina de la U. Central, Ramiro López, cuenta que en el último concurso del 2016, para 16 especialidades hubo 299 cupos y se inscribieron 6 100 médicos generales. Se escogió a quienes acreditaron las mejores calificaciones, experiencia, publicaciones e investigaciones.

Luis Eguiguren, director de Especialidades Médicas de la U. San Francisco de Quito, anota que el año pasado hubo más de 50 profesionales para 10 plazas en posgrados de neurocirugía y neonatología.

Susana Alvear, coordinadora de los posgrados de Medicina de la U. Católica, indica que en la última convocatoria para 15 especialidades hubo 262 plazas y 5 361 aspirantes.

"La universidad debe responder a las necesidades de salud", apunta Andrés Egas, director de Normatización de Talento Humano del MSP. Subraya que no depende del Ministerio la apertura de posgrados ni el número de cupos.

Admite que en las últimas convocatorias hubo 8 335 postulantes entre la Central, Católica y USFQ y solo 815 cupos.

El MSP junto con la Comisión de Salud del Consejo de Educación Superior (CES) analizan la pertinencia de un curso. Para eso revisan la brecha (déficit-excedente) de ciertos especialistas. El CES confirma que haya un tutor o profesor por cada cuatro estudiantes, en buena parte de posgrados. En otros como Neurociguría, la exigencia es 1 a 1.

A diferencia de otros profesionales, un pediatra o un cirujano no se forman, anota Egas, en las aulas. Sino en el servicio en unidades de salud y supervisado por tutores.

Egas comenta que han pedido a las universidades formar genetistas, por ejemplo. Pero que la respuesta es "si me dan los tutores", para diseñar la malla y dar las clases. En el 2016 volvieron 103 profesionales titulados en Cuba en genética clínica, anestesiología, nefrología, entre otras. Se espera que ellos además de devengar su beca (dos años por cada año de formación) en hospitales, sean contratados por instituciones de educación superior.

La esposa de Hidrovo estudia Medicina Familiar en la Católica. Al igual que él, intentó varias veces hasta ingresar.

Lo mismo pasó con Miguel Bolaños, quien estudia y trabaja al mismo tiempo en el Hospital E. Alfaro del IESS, con beca. Eso no ocurre con su compañera de aula, Silvia Zuquillo, quien se costea su posgrado. Labora en una clínica privada. Optó por inscribirse en el sistema de autofinanciamiento. "Aún así es difícil porque miles de personas quieren ingresar".

En promedio, por cada becario, al año, el Estado invierte en centros públicos y privados, entre USD 20 000 y 25 000. Si la formación dura tres años son unos 65 000. En Imagenología, en la Central, por cuatro años, la inversión total es de USD 81 000. En la Católica, 92 000.

En el Hospital Andrade Marín, del IESS, en Quito, los posgradistas están en el 50% de servicios, lo que en términos de trabajo científico es positivo. Eso sostiene el doctor Andrés Calle, coordinador general de docencia. Eran 121 alumnos en anatomía patológica, cirugía general, ginecología y obstetricia, imagenología, terapia intensiva, emergencias, nefrología, entre otros. 36 de ellos terminaron su formación.

Ante la poca oferta, hay médicos generales que buscan estudiar afuera. Unos lo hacen por su propia cuenta. Y otros son becarios en el . Según datos de la Senescyt, 3 659 becas para estudios de especialización de médicos en el extranjero se entregaron entre 2007 y 2015.

Todos los médicos generales apuestan por una especialidad pues la gente busca eso -dice- el Decano de la Central, en donde se gradúa al 33% de profesionales en esta rama.

Fuente

Así se ingresa a la universidad en los otros países de Sudamérica

Si bien algunos vecinos cuentan con una evaluación estandarizada como la PSU, la diversidad de vías de ingreso es común en los procesos de admisión.

Tras 14 años de aplicación, desde el 2003, la Prueba de Selección Universitaria es un proceso estandarizado en Chile. Sin embargo, la realización de un examen fundamental para el ingreso a la Educación Superior no es una práctica universal en Sudamérica. De hecho, la modalidad nacional de admisión es minoritaria en el continente y, en los otros territorios, algunos recintos de alto nivel no estipulan pruebas de admisión para matricular alumnos.

Revise a continuación ejemplos de países y universidades de Sudamérica.

Argentina

Facultad de Ciencias Económicas, U. de Buenos Aires

 

En el vecino trasandino, a diferencia del modelo chileno, no existe una prueba estandarizada. Por lo tanto, cada universidad (pública o privada) establece sus propios requisitos de ingreso. En la Universidad de Buenos Aires (UBA), una de las más tradicionales de Iberoamérica, no se aplica prueba, sino el denominado Ciclo Básico Común (CBC). En él, el alumno cursa dos cuatrimestres con tres ramos cada uno -  compuesto por dos materias globales, dos determinadas por la orientación de la carrera y otras dos propias de la carrera en sí -, y sólo ingresa a la universidad si aprueba esa etapa.

También existen planteles que aplican pruebas propias, como la Universidad Central de la Plata, y otras que ofrecen diversas formas de ingreso, como la Pontificia Universidad Católica Argentina (que tiene cursos a aprobar para ingresar, modalidades de ingreso directo, entre otras formas).

Brasil

Facultad de Derecho, U. de Sao Paulo

 

El país más poblado del continente tiene una prueba estandarizada, llamada ENEM (Examen Nacional de Enseñanza Media), pero que apenas sirve para entrada directa a las universidades públicas federales y parcialmente para algunos planteles estatales (es decir, dependientes de los Gobiernos regionales y no del nacional). En el resto de los casos, cada recinto (público o privado) realiza su propio test de admisión.

Otras diferencias se ven en la modalidad de prueba, ya que es común dividir la evaluación en dos etapas sin ofrecer selección de asignaturas. Por ejemplo, el estudiante que busque entrar a Filosofía en la Universidad de Sao Paulo debe realizar una prueba de selección múltiple que involucra desde lenguaje, historia e inglés hasta física, química y biología. Y en caso de tener un mínimo necesario de puntaje, debe realizar pruebas de desarrollo sobre las mismas asignaturas para ver si logra ingresar.

Perú

Fachada Campus Pando, PUC del Perú

 

En el país vecino del norte no existe una prueba estandarizada para ingresar a la Educación Superior, sino que cada plantel aplica sus propios requisitos. Existe la admisión a través de un examen de conocimientos de la Enseñanza Media; el ingreso directo para deportistas destacados; para alumnos exonerados de prueba de admisión por primer puesto de calificaciones en Enseñanza Media, entre otras modalidades.

La Pontificia Universidad Católica del Perú, por ejemplo, tiene una prueba propia llamada Evaluación de Talento y, al mismo tiempo, determina que los dos primeros puestos de calificaciones de los centros educativos del país ingresan si alcanzan como mínimo 500 puntos. Y en caso de que no lleguen a ese puntaje, podrán ingresar si su registro obtenido es igual o mayor al del último admitido a la unidad a la que postula. Por otro lado, la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) estipula una semana de diversas pruebas: matemáticas, física y química y finalmente una evaluación de ciencias sociales.

Uruguay

Casa Central de la U. de la República

 

De manera similar al sistema argentino, las distintas universidades determinan su admisión y establecen tests de ingreso o cursos de nivelación.

La Universidad de la República, la más importante de Uruguay, adhiere a la prueba universitaria, mientras que la Universidad de Montevideo, otro de los establecimientos más importantes, estipula tanto una prueba de aptitud (que considera contenidos relacionados a la carrera a la cual se postula) como también una entrevista.

Colombia

Instituto de Geografía Agustín Codazzi, de la U. Nacional de Colombia

 

En el país cafetero, nuevamente se evidencia un modelo mixto de prueba estandarizada y evaluación propia. La prueba Saber 11° funciona como la prueba de los aspirantes a la Educación Superior en Colombia, pero la prueba es distinta porque se divide en ciencias naturales, ciencias sociales y ciudadanas , matemáticas, lectura crítica e inglés.

A su vez, por ejemplo, la pública Universidad Nacional de Colombia tiene una prueba propia para seleccionar a sus estudiantes. En ella se considera matemáticas, ciencias naturales, ciencias sociales (en la cual se incluye filosofía), análisis textual y análisis de imagen en una evaluación de 120 preguntas dividida en dos partes.

Venezuela

Aula Magna de la U. Central de Venezuela

 

El test fundamental del proceso de entrada a la Enseñanza Superior en Venezuela es la Prueba Nacional de Exploración Vocacional (PNEV). Según el Gobierno, su fin es "ayudar a los estudiantes a tomar una decisión sobre su futuro profesional, mediante la exploración de sus gustos, intereses y motivaciones. Ésta no mide conocimientos, ni tampoco tiene fines de exclusión social como la ya eliminada Prueba de Aptitud Académica".

Y si bien el gobierno venezolano se ha manifestado contrario a exámenes de admisión, al considerarlo un elemento discriminatorio, algunos planteles toman el promedio de notas escolares del candidato para su ingreso y otros -como la Universidad Central de Venezuela (UCV)- establecen sus pruebas propias.

Ecuador

Edificio Maxwell, de la U. San Francisco de Quito

 

Para entrar a la universidad, los ecuatorianos realizan la prueba ENES (Examen Nacional para la Educación Superior, que hasta 2014 era obligatorio para todo estudiante de último año de Enseñanza Media). A partir del segundo semestre de este año, se unificó dicha evaluación con el examen Ser Bachiller, con el cual los postulantes deben cumplir con puntajes mínimos tal como en las universidades nacionales.

Eso sí, los distintos planteles pueden aplicar procesos adicionales para admitir alumnos en sus cursos, como entrevistas, audiciones, ensayos, entre otros métodos. Por ejemplo, la Universidad San Francisco de Quito estipula una Prueba de Aptitud Académica (PAA) que considera razonamiento en matemáticas, redacción indirecta y aptitud verbal.



Fuente